Menú
Cómo bañar a tu bebé cuidando su piel

Cómo bañar a tu bebé cuidando su piel

Aprende la mejor forma de bañar a tu bebé, cuidando de su piel y disfrutando de momentos de juego y relajación durante el baño.


Bañar a tu bebé es, además del momento de la higiene diaria, una ocasión para el juego, la relajación y la interacción con los padres.

La piel infantil es similar a la del adulto, pero tiene algunas características diferentes: es más fina, aún no es capaz de regular la temperatura correctamente, es menos impermeable al agua, etc. Estas diferencias hacen que debas tener un mayor cuidado con el baño y con los productos que necesita su piel.

Consejos para darle los mejores baños

  • Según algunos especialistas la higiene del bebé sano a término puede comenzar tan pronto como tras las primeras 48 horas de vida, pues en este período es importante no eliminar de forma completa el vérnix caseoso. A partir de este momento, algunos dermatólogos aconsejan, usar un syndet de pH 5.5 diariamente.  
  • Los primeros días, hasta que no se ha secado el cordón umbilical, no conviene que la zona esté húmeda, por lo que puedes, o no bañarlo, o tener cuidado y secar bien el cordón.
  • El agua para el aseo debe estar tibia, entre 36 y 37º. Presta especial atención a este tema, pues como comentábamos, la piel de los niños aún no es capaz de regular correctamente su temperatura corporal.
  • La temperatura del cuarto de baño debe estar entre los 20 y los 25º, para que el niño no coja frío ni pase demasiado calor.
  • La duración más adecuada es de unos 5 minutos. Los baños más largos aumentan la aparición de dermatitis y sequedad.
  • Usa jabones o geles específicos para niños. Es importante que no contengan detergentes agresivos y que su pH sea ligeramente ácido (5.5), que es el adecuado para ayudar a proteger su piel. Ten en cuenta que la piel de los bebés las primeras semanas de vida es un poquito más básica y, por ello, está menos protegida de los agentes externos. Es conveniente que incluyan activos sobreengrasantes y que eviten la reactividad de la piel.
  • Para aplicar el jabón puedes utilizar la mano o una esponja natural lo más suave posible. Si usas esponja, recuerda cambiarla con frecuencia.
  • La higiene de los ojos es suficiente hacerla pasando una gasa húmeda por los párpados, sin frotar ni aplicar jabón.
  • Respecto a las orejas, solo hay que limpiar la zona externa con una gasita húmeda. Si asoma cera, arrástrala con cuidado hacia fuera, pero nunca la empujes ni introduzcas nada en el oído.
  • Para la limpieza de la cabeza y el cabello, usa jabones líquidos o champús suaves, que no causen picor en los ojos y que puedan ayudar a retirar los restos de costra láctea o sebo que se acumula en su cabecita, sobre todo los primeros meses.
  • Una vez finalizado el baño, debes secarlo con mucho cuidado y a suaves toques, sin frotar, con especial precaución en las zonas de pliegues.
como bañar bebe

El baño paso a paso

  1. Comprueba que el agua está a 36-37º.
  2. Desnuda a tu bebé y mételo poco a poco en el agua.
  3. Sujeta su cabecita, con la mano o con la cara interior del codo, para que esta quede fuera del agua.
  4. Límpiale los ojitos con una gasa.
  5. Límpiale el resto de la carita y el cuellecito.
  6. Pasa a limpiar su cabecita con suavidad.
  7. Es el turno de la higiene de su cuerpecito, usa un jabón suave.
  8. En la zona del pañal, debes limpiarle siempre de delante hacia atrás.
  9. Acláralo bien echándole agua con la mano y deja que juegue un poquito.
  10. Sácale y envuélvelo en una toalla.
  11. Sécalo sin frotar, insistiendo en los pliegues.

Otros cuidados una vez limpio y seco

Hidrátale

Tras secar la piel, hidrátala utilizando leche, loción o aceite con activos muy humectantes y lípidos de buena calidad o ácidos grasos insaturados. Si además contiene activos que disminuyan la reactividad de la piel, mejor. 

La hidratación debe hacerse al menos una vez al día, de manera ideal después del baño con la piel aún un poco húmeda.

Realiza un masaje relajante

Aprovecha el momento de hidratar a tu pequeño para realizarle un masaje. El masaje es un momento perfecto para fortalecer el vínculo con el bebé y, además de ayudarle a relajarse, le activará la circulación, favoreciendo la acción hidratante del producto que le apliques. En la zona de la barriguita el masaje en sentido de las agujas del reloj le ayudará también a prevenir el estreñimiento y los gases, que podrían llegar a producirle cólicos.

Cuida de la zona del pañal

Utilizando una crema barrera para evitar las lesiones, irritaciones y la aparición de la dermatitis del pañal. Estas cremas funcionan como una barrera que protege la piel de la humedad del pañal e incluyen activos secantes, anti irritación y protectores de la piel.

¿Puedes ponerle colonias o perfumes?

Es una duda habitual de muchos papás, y no hay problema en utilizarlas siempre que sean productos que no contengan alcohol. Además, te recomendamos que los apliques en la ropa y no directamente sobre la piel.

Protección solar

Los niños deben protegerse especialmente del sol. Hasta los 6 meses, lo ideal es que no estén directamente expuestos y que les protejas con sombrillas, gorritos, gafas de sol, ropa, etc. A partir de los 6 meses –o antes si no puedes evitar la exposición- se utilizará un producto adecuado a su edad, con un alto factor de protección y que contenga filtros físicos o mezclas de filtros físicos y químicos.

Siguiendo nuestros consejos conseguirás disfrutar del baño con tu bebé al tiempo que cuidas su piel.