Menú
Cómo evitar o retrasar la aparición de arrugas

Cómo evitar o retrasar la aparición de arrugas

El envejecimiento es fisiológico, un proceso natural que no podemos evitar que ocurra. Las arrugas son una de las manifestaciones que el envejecimiento produce en tu piel, no podemos impedir que se originen pero sí que podemos minimizarlas y retrasar su aparición. Aquí te contamos cómo.


Con el paso de los años, parte de los componentes de tu piel se van perdiendo, reduciendo su cantidad y haciendo que el tejido cutáneo pierda en parte su estructura, su firmeza y su tersura.

A partir de los veinte años vamos perdiendo un poquito de colágeno cada año, concretamente alrededor de un 1%. Algo similar ocurre con las fibras de elastina, de manera que entre los 25 y los 30 años empezamos a notar que nuestra piel está más delgada y más frágil.

Otro de los componentes de la piel que se va perdiendo con la edad es el ácido hialurónico, cuya función es retener agua (hidratación) y ejercer cómo un colchón que mantiene la estructura y densidad de la piel.

La renovación celular de la epidermis también se ve afectada por la edad, enlenteciéndose, lo que hace que la piel se vea más fina, con menos volumen y se aprecia también una mayor aspereza y/o descamación.

A diario realizamos multitud de gestos con la cara que suponen que se formen ciertos pliegues en la piel, las llamadas líneas de expresión, que con el paso del tiempo se van haciendo más marcadas, profundas y visibles también cuando no estamos gesticulando.

Importancia de la hidratación para evitar las arrugas

Entre otros cuidados que debes cumplir siempre, mantener la piel correctamente hidratada es importantísimo no sólo para que esté más confortable y saludable, si no también para mantener su elasticidad y hacer que se vea más joven y radiante.

Si la piel está seca y/o deshidratada las arrugas aparecerán mucho antes que en una piel con una adecuada hidratación, según sus características y condición, aporte de agua y lípidos. Ya lo sabes, cuanto más hidratada y nutrida este tu piel, más tardarán en aparecer en ella las arrugas.

Por eso, debes dejar de lado la pereza que aparece a veces y no dejar de utilizar un cosmético para hidratar tu piel cada día después de la limpieza, tanto por la mañana como por la noche. Puedes hacerlo con un serum, una crema, un fluido, … en función de tus gustos, de tus necesidades y de tu rutina.

El descanso, tu gran aliado para retrasar la aparición de arrugas

Cuando duermes poco o no descansas adecuadamente, la piel de tu rostro lo refleja. No sólo por la aparición de bolsas y ojeras, si no porque la propia piel se nota más apagada, con un tono más cetrino, menos luminosa y hasta más seca.

Puede que te suene un poquito drástico pero no descansar lo suficiente produce un envejecimiento prematuro, con una mayor aparición de arrugas. Esto es debido a que durante la noche nuestro cuerpo aprovecha para realizar las funciones de reparación y renovación de las células, incluidas las de la piel:

  • Al dormir respiramos más profundo y más lentamente, consiguiendo una mayor oxigenación en las células, que no se produce del mismo modo si no descansamos adecuadamente.
  • Las toxinas acumuladas durante el día se eliminan durante el sueño, si no dormimos lo suficiente se seguirán acumulando, produciendo pérdida de hidratación, firmeza y brillo.
  • Durante el descanso nocturno tu piel fabrica colágeno y elastina, dos sustancias que, como ya hemos visto, son responsables de dar elasticidad, tersura y firmeza a la piel. Sin ellas, las arrugas aparecerán mucho antes y serán más marcadas y profundas.
  • También durante el sueño la piel tiene una mayor irrigación sanguínea, lo que hace que la piel esté más receptiva y que se absorban y actúen mejor los tratamientos cosméticos que te hayas aplicado antes de acostarte.

Otros hábitos y cuidados que te ayudarán a retrasar la aparición de las arrugas

Uno de los hábitos primordiales a la hora de mantener tu piel joven y sana, evitar el envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas, es la protección solar diaria. La radiación solar supone una agresión para nuestra piel y junto a los efectos de la polución suponen la aparición de un 80% de las arrugas prematuras. Por eso, además de por prevención y salud, debes utilizar una crema con protección solar todos los días, incluso si llueve o está nublado.

Si quieres mantener tu piel joven y sana incluye en tu rutina diaria la limpieza y el desmaquillado dos veces al día. No es negociable. Si tu piel no está limpia y sin restos de maquillaje no podrá renovarse y eliminar toxinas durante la noche, no se oxigenará adecuadamente, tus poros se verán más abiertos y sucios y desaprovecharás un alto porcentaje de los efectos. 

También te ayudará a mantener una piel más joven llevar una alimentación sana, rica en frutas y verduras que aportan las vitaminas, minerales y antioxidantes tan necesarios para que tu piel se proteja contra los efectos perjudiciales de los radicales libres; frutos secos, aguacate y pescados que aportan grasas saludables como los ácidos grasos omega 3, 6 y 9. 

No te olvides además de beber suficiente agua para mantener tu cuerpo hidratado y evita el consumo de alcohol y tabaco que, además de otros efectos, deshidratan y envejecen tu piel.

Realizar actividad física a diario, evitar el estrés y vivir de manera positiva consiguen por un lado evitar parte de la oxidación celular y por otro gracias a la liberación de endorfinas, hacer que te sientas mejor y que tu cuerpo y tu piel envejezcan más lentamente.

Si quieres mantener tu piel joven y sin arrugas durante más tiempo, ya lo sabes, no descuides la limpieza e hidratación de tu piel, descansa adecuadamente, come saludable, sé positivo y protégete del sol a diario. Verás como lo notas y te lo notan.