Cómo cuidar las manos del uso de geles hidroalchólicos

Las manos son una parte del cuerpo que utilizamos continuamente en nuestro día a día. Durante nuestros quehaceres cotidianos cogemos objetos, manipulamos sustancias agresivas y nos las ensuciamos al tocar superficies con polvo o restos de suciedad. 

También las usamos para saludar o acariciar, y nos tocamos la cara u otras partes del cuerpo de manera inconsciente trasladando los restos de suciedad e incluso nuestros restos biológicos (restos de saliva o mucosidad nasal) de unas personas a otras o a otras zonas de nuestro organismo. 

La higiene de las manos es de vital importancia para evitar la transmisión de los gérmenes y limitar la progresión de las enfermedades. Elegir bien los productos que usamos para la higiene y el cuidado de nuestras manos es fundamental para conservar la piel de nuestras manos de manera sana y bonita.

¿Por qué es importante utilizar geles hidroalcohólicos?

Los geles hidroalcohólicos contienen sustancias que eliminan los gérmenes (bacterias, virus y hongos) de nuestras manos, evitando el contagio tanto en nosotros mismos como en las personas a las que tocamos. 

La higiene de las manos es de vital importancia para evitar la transmisión de los gérmenes y limitar la progresión de las enfermedades.

En particular, los geles y soluciones hidroalcohólicos son el método más eficaz que existe para eliminar los virus de las manos. Eliminan incluso los virus que tienen una envoltura especial, como el virus de la gripe, el virus de la inmunodeficiencia humana y los coronavirus, evitando su propagación.

Para utilizar adecuadamente un gel hidroalcohólico, hay que echar una cantidad suficiente en la palma de las manos y extenderlo bien por toda la mano, incluyendo las zonas laterales de la palma y los dedos, y los pliegues entre los dedos. Las manos habrán quedado limpias cuando el gel o la solución hidroalcohólica se haya evaporado.

¿Qué efectos pueden tener en nuestras manos?

Los geles hidroalcohólicos tienen una concentración de alcohol de entre el 60% y el 85%, lo cual aumenta mucho su eficacia contra los gérmenes pero contribuye a resecar la piel de nuestras manos. Esto es así porque el alcohol elimina la grasa natural de la piel, alterando la barrera cutánea y facilitando la deshidratación. 

La aplicación continuada de los productos hidroalcohólicos agrava esta situación y puede terminar produciendo una irritación, tirantez y grietas o heridas.

¿Cómo cuidar nuestras manos tras el uso de geles hidroalcóhólicos?

El uso de geles hidroalcohólicos puede ser imprescindible, así que te damos algunos consejos para minimizar el efecto agresivo sobre la piel de tus manos:

  • Hidrata tus manos con frecuencia:

La hidratación nutre, regenera y protege la piel de las manos. Hidrátalas varias veces al día usando cremas nutritivas  o bálsamos reparadores como el de LETIbalm, que se absorban bien y no contengan ingredientes potencialmente alergénicos.

  • Utiliza jabón siempre que puedas:

Siempre que sea posible, apuesta por un lavado concienzudo con agua y jabón suave y una hidratación posterior, en vez de utilizar el gel hidroalcohólico. 

Si, a pesar de tomar  todas las precauciones necesarias, la piel de tus manos está irritada y te escuece cuando utilizas el gel hidroalcohólico, no dudes en consultar a tu médico o dermatólogo para que puedan valorar tu caso y recomendarte el mejor tratamiento.

Deja una respuesta