Menú
Consejos para cuidar tu piel atópica en verano

Consejos para cuidar tu piel atópica en verano

Si tienes la piel atópica debes saber cómo cuidar tu piel para que el verano no empeore su estado. Hoy te explicamos qué debes hacer para evitar que se produzcan brotes.


Decimos que una piel es atópica cuando padece Dermatitis Atópica, una enfermedad de carácter inflamatorio y crónico de la piel, que empieza a ser visible a los 3 meses y se puede alargar hasta la adolescencia, momento en el que desaparece en un 60% de los casos.

La piel atópica es una piel desestructurada, alterada, que permite el paso de sustancias que en condiciones normales no atravesarían la barrera cutánea.

En la atopia además, se produce una reacción exagerada del sistema inmunitario frente a sustancias extrañas. De este modo, al atravesar agentes externos en mayor medida la piel y que el sistema inmunitario los reconozca como agresivos de manera excesiva, aparecen los signos y síntomas habituales de la atopia en la piel:

  • Inflamación.
  • Eccema.
  • Enrojecimiento y descamación.
  • Picor muy intenso.
  • Xerosis o sequedad extrema de la piel.
  • Riesgo aumentado de infección en las lesiones.

Cómo cuidar la piel atópica en verano

El cuidado de la piel en los pacientes con Dermatitis Atópica tiene como objetivo mantenerla en un buen estado, reducir la sequedad, disminuir el picor y conseguir que los brotes se espacien en el mayor tiempo posible.

Durante los brotes, el dermatólogo te pautará un tratamiento específico para ti. El tratamiento médico acompañado de los cuidados cosméticos adecuados tanto durante el brote, como de mantenimiento, después del brote, conseguirá mejorar el estado de tu piel y alargar el periodo sin brote lo más posible.

Se sabe que entre un 3-10% de los pacientes con Dermatitis Atópica experimenta un empeoramiento y/o reacciones adversas debidos a la exposición solar. Aunque algunos pacientes atópicos se beneficien a corto plazo de la radiación solar, ésta debe ser controlada a fin de evitar los efectos adversos a largo plazo, aconsejándose siempre el uso de un multiprotector de elevado factor de protección solar y formulado específicamente para la piel atópica.

Hay que tener cuidado, en cambio, con el aire acondicionado, porque reseca el ambiente y la piel, además de ocasionar cambios de temperatura de manera brusca que pueden afectar a la piel atópica.

El sudor, en caso de calor excesivo también resulta irritante y puede ser causa de un brote. Por eso es importante que utilices ropa fresca, de tejidos traspirables como el algodón y que evites salir en las horas de más calor del día.

El cloro de la piscina, permanecer mucho tiempo en el agua, especialmente si se trata de aguas duras, los baños repetidos sin hidratarse a continuación, el efecto irritante de la arena, … son algunos de los otros factores a evitar para cuidar de tu piel atópica durante el verano.

La hidratación con productos específicos para tu piel atópica es imprescindible durante todo el año, y en verano aún más, pues la deshidratación es más posible.

Consejos para ir a la playa y la piscina si tienes la piel atópica

El primer consejo para cuidar tu piel en la playa y/o la piscina es no acudir en las horas de mayor calor ni cuando la exposición solar es más intensa. Es mejor ir por la mañana o por la tarde, cuando ya no hace tanto calor.

Los baños deben ser cortos, sin permanecer en el agua mucho tiempo y preferiblemente al salir nos aclararemos para eliminar los restos de cloro y salitre, utilizando un producto syndet de limpieza (jabón sin detergente) que cuidará mejor de la piel. Además a la hora de secarse evita frotarte con la toalla, para no irritar más la piel.

Evita la exposición solar prolongada, protégete con gorros, viseras, sombrillas o camisetas y utiliza una crema solar adecuada para las pieles atópicas como la tuya.

Hoy en día existen productos que combinan la protección frente a los rayos solares con un efecto de barrera física que se queda sobre la piel y la multiprotegen al mismo tiempo del salitre, el cloro y la arena, por lo que suponen una ventaja al defender al mismo tiempo de varios de los factores que pueden ser causa de un brote en verano. Estas cremas deben utilizarse en todas las zonas del cuerpo para así multiprotegerlas.

Otros consejos a seguir en tus días de playa y/o piscina son:

  • Bebe suficiente agua, infusiones o zumos para mantener tu cuerpo correctamente hidratado.
  • Usa ropa de baño de algodón o tejidos naturales, los tejidos sintéticos pueden irritar tu piel y desencadenar un brote.
  • No permanezcas mucho rato al sol, ni aunque te hayas aplicado el protector solar para evitar el acaloramiento y el sudor.
  • Toma alimentos frescos, con mucho contenido en agua como las frutas.
  • Al llegar a casa aplícate una buena cantidad del producto hidratante y emoliente especifico que utilices, para aportar hidratación y nutrición a tu piel y reparar, al menos en parte, la sequedad.

¡Sigue nuestros consejos y disfruta del verano sin que tu piel atópica sufra!