Menú
Cómo cuidar de la piel seca de la nariz para evitar heridas

Cómo cuidar de la piel seca de la nariz para evitar heridas

La nariz es un órgano muy importante para nuestra salud. Cumple una serie de funciones que, cuando hay un problema y no se cumplen correctamente, hace que todo el cuerpo se resienta.

Nos permite respirar para obtener el oxígeno que nuestro cuerpo necesita. Gracias a ella también percibimos los olores, nos ayuda a regular la humedad del aire que respiramos. Por otro lado, gracias a la mucosa y al vello nasal podemos filtrar el aire, eliminando impurezas, gérmenes, irritantes y suciedad, para que no alcancen el interior del organismo y nos produzcan daños.

La piel es nuestra principal barrera protectora del organismo contra los agentes externos, función que cumple tanto la piel de la zona externa como las mucosas que recubren los orificios de entrada a nuestro cuerpo, como ocurre por ejemplo en el caso de la nariz.

Para que la piel pueda cumplir adecuadamente esta función, debe estar sana y adecuadamente hidratada. Una piel seca, con falta del agua o de los lípidos necesarios para mantener su estructura, es una piel más frágil y que tendrá más dificultades para defendernos. Por eso es tan importante mantener un nivel adecuado de hidratación y evitar la sequedad.

Causas de la sequedad nasal

Las causas más comunes de sequedad nasal, tanto externa como internas,  son:

Uso excesivo de pañuelos

El uso constante del pañuelo en los resfriados, procesos gripales o alérgicos, provoca que la zona nasal se reseque e incluso se irrite.

Esto ocurre tanto con el uso de pañuelos de tela como de los cómodos e higiénicos pañuelos de papel, aunque estos últimos provocan aún más sequedad.

Clima seco

En aquellos lugares en los que el clima es más seco es más habitual que notes que la piel y la mucosa nasal se resecan con mayor facilidad.

Cambios bruscos de temperatura

El cambio de zonas con temperatura elevada a zonas frías, como ocurre en invierno cuando salimos a la calle, o al revés como en verano cuando salimos del fresco del aire acondicionado al calor de la calle, produce deshidratación en la piel.

Abuso de calefacción y/o aire acondicionado

Tanto la calefacción como el aire acondicionado consiguen resecar el ambiente en casa, en el trabajo, etc. La mucosa nasal tiende a perder humedad y se seca.

Agentes externos

La polución ambiental, el polvo, el humo, el cloro de las piscinas, etc. son factores irritantes que producen además deshidratación.

¿Cómo puedes evitar la sequedad en la nariz?

En primer lugar, es importante que realices una limpieza nasal adecuada, tanto de la piel externa, con un cosmético limpiador, como de la zona interna, con el uso de un spray de suero fisiológico o agua de mar.

El segundo paso sería procurar una correcta hidratación de la piel y la mucosa nasal. La zona externa, de manera general, la puedes hidratar con el mismo producto que utilices para el resto de tu rostro, aunque en determinadas ocasiones en que notes que la piel comienza a irritarse, o de forma preventiva en ambientes secos, puede ser conveniente utilizar un bálsamo hidratante específico para esta zona. Esto te ayudará a evitar la sequedad y calmar o prevenir la irritación.

Para la zona interna de la nariz puedes usar el propio spray de limpieza, que refresca e hidratar la mucosa. En otros casos, es necesario el uso de un gel hidratante intransal.

La ingesta de una cantidad adecuada de agua, al menos un litro y medio diario, resulta imprescindible para mantener una hidratación correcta del organismo, y también de la piel.

Utiliza un humidificador para mantener húmedo el ambiente en casa, especialmente por la noche, y evitar así que la nariz se seque.

Por último, deberás evitar las causas frecuentes de sequedad que acabamos de comentar:

  • Cambios bruscos de temperatura
  • Fumar
  • Ambientes cargados con humo, gases o polución
  • Abuso de calefacciones y aires acondicionados

Si la nariz está seca, ¿cómo puedes evitar la aparición de heridas?

Cuando la piel ya se ha resecado, es mucho más frágil y es más sencillo que cualquier ligero roce pueda desembocar en la aparición de una pequeña herida, por eso es importante que tengas unos cuidados específicos para evitarlo:

  • No te rasques ni toques la nariz con los dedos. El contacto de la uña con la piel seca de la zona fácilmente producirá una herida.
  • Reduce la irritación y el roce. Sobre todo el producido por el uso continuo de pañuelos que, si se une a la sequedad que producen, supone un montón de probabilidades de irritar una herida.
  • Aplica productos protectores y regenerantes específicos para la zona nasal. Una vaselina puede evitar la deshidratación, pero es mucho más adecuado que utilices una crema o bálsamo de nariz y labios que aporte hidratación a la zona, la proteja, la calme e incluso promueva la cicatrización en el caso de que ya exista una pequeña herida.

Sigue nuestros consejos para cuidar y proteger tu nariz y olvídate de la sequedad y las molestas heridas.