Menú
¿Por qué la piel de tus pies está más seca en verano?

¿Por qué la piel de tus pies está más seca en verano?

Lucir unos pies perfectos en verano puede ser complicado si no sabes cómo cuidarlos adecuadamente. Te contamos cómo hacerlo de la mejor manera posible.


La piel de tus pies es diferente a la del resto de tu cuerpo, es mucho más gruesa que la de otras partes (puede ser hasta 50 veces más gruesa que la de la cara, por ejemplo), la hipodermis tiene un mayor número de células adiposas que le sirven cómo amortiguación para soportar el peso del cuerpo al caminar, pero la hipodermis lo que hace que pierda agua y se reseque más fácilmente que la piel de otras zonas.

Con la llegada del verano, debido a sus condiciones especiales de temperatura y humedad principalmente, es muy importante mantener los pies cuidados para evitar posibles lesiones en su piel.

¿Por qué se resecan más los pies en verano?

La piel de los pies tiene tendencia a la deshidratación por la falta de sustancias grasas que acabamos de comentar. Esta falta de hidratación se puede presentar con una descamación, con picor o con la aparición de rugosidades y grietas cuando esta es más importante.

Cuando llega el verano nuestros pies están más tiempo al aire libre, sin zapatos o con sandalias u otro calzado abierto, de manera que la sequedad ambiental y la exposición a la radiación solar favorecen aun más la deshidratación.

La suela, la sujeción y la amortiguación del calzado que utilices son muy importantes pues determinan la presión que tus pies van a soportar. El calzado descubierto en el talón tan común en verano, favorece la sequedad de la piel de esa zona por el roce y la presión a la que el talón se ve sometido. Al aumentar la presión en una zona, se dificulta la circulación sanguínea y con ella la llegada de nutrientes y oxígeno a las células de las capas más externas, lo que favorece el aumento de piel muerta y zonas descamadas.

El exceso de peso y la costumbre de andar descalzo, aumentan las zonas de presión de tus pies, y se favorece la sequedad.

El cloro, la arena, las piedras, el roce con los bordes de la piscina, el calor excesivo, … son factores que favorecen el deterioro de tus pies.

Los cuidados necesarios para mantener los pies sanos y bonitos

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo, a la que solemos dedicar pocos cuidados hasta que llega el verano y queremos destaparlos. Pero como ocurre con el resto de tu piel, necesitan unos cuidados diarios para lucir sanos y bonitos.

Higiene

A la hora de la higiene no es recomendable usar agua muy caliente ni estar demasiado tiempo en el agua para evitar un exceso de eliminación de los lípidos naturales de la piel.

Por eso también es conveniente utilizar jabones suaves, sin detergentes u otros activos que arrastren, además de la suciedad, la capa grasa de la piel.

Una vez a la semana es recomendable usar un exfoliante para ayudar a la renovación de la piel y la eliminación de las células muertas.

Hidratación

Al igual que en el resto de tu piel, la hidratación diaria de los pies es imprescindible para mantener la piel confortable y sana. Preferiblemente después de la ducha y con una crema específica adaptada a las necesidades concretas de la piel de los pies.

Calzado

Para un buen estado de los pies es muy importante usar un calzado adecuado, amplio, sin costuras que causen rozaduras y sin demasiado tacón (menos de 3 cm). Los zapatos que rozan o que alteran el reparto de la presión en las diferentes zonas de tus pies van a causar durezas, callosidades o incluso grietas.

Alimentación

La toma de entre 1,5 y 2 litros de agua y la ingesta de una alimentación saludable, rica en frutas y verduras es un buen hábito para mantener saludable tu piel.

Protección solar

No debes olvidar proteger también del sol tus pies. No sólo por la sequedad que la radiación ultravioleta puede causar, si no, porque es una zona en la que solemos olvidar la aplicación del fotoprotector y que después de estar cubierta todo el invierno puede quemarse con facilidad –sobre todo los empeines-.

Evitar hábitos tóxicos

El alcohol y el tabaco resultan también perjudiciales para la piel de tus pies pues favorecen la aparición de problemas de tipo circulatorio.

Cómo hidratar adecuadamente los pies

Para una hidratación adecuada de los pies es necesario usar una crema específica ya que como ya hemos comentado las características de la piel del pie son diferentes a las de la piel de otras zonas de nuestro cuerpo. Para los pies son necesarias cremas con un gran aporte de lípidos y mejor si contienen urea u otros activos que ayuden a reducir el engrosamiento de la piel.

Es conveniente aplicar la crema después de la higiene diaria con movimientos circulares e insistiendo más en aquellas zonas que resulten más problemáticas.

También aplicaremos la crema hidratante por la noche antes de acostarnos. Podemos hacerlo a modo de mascarilla, aplicando una capa gruesa y cubriendo los pies con unos calcetines de algodón (así conseguimos que la crema penetre mejor y haga más efecto).

En el caso de que tengas bastantes durezas, puede ser necesario que acudas a un podólogo para que te las elimine y, posteriormente, con la hidratación y cuidados diarios que te indicamos, impedirás que vuelvan a aparecer.

Ya sabes cómo cuidar adecuadamente los pies, y no sólo de cara al verano, sino durante todo el año, así que ponte manos a la obra ¡tus pies te lo agradecerán!