Menú
Los mejores productos para cuidar de tu piel irritada

Los mejores productos para cuidar de tu piel irritada

Nuestra piel se puede irritar con relativa facilidad, por lo que es importante conocer qué productos debemos utilizar para cuidarla cuando esto nos ocurra.


Las irritaciones de la piel se manifiestan habitualmente con enrojecimiento y picor, sus dos síntomas más frecuentes, aunque puede aparecer también sequedad y sarpullido.

Cuando la piel está irritada se produce una importante incomodidad, se nota tirante, molesta, e incluso se aprecia calor en la zona. Si además aparece picazón, debes de tener mucho cuidado para no rascarte y no entrar en el círculo vicioso picor – rascado – más irritación – más picor.

Causas más frecuentes de irritación de la piel

Piel seca o xerosis

La piel seca es una piel que está menos protegida frente a los agentes externos, que pueden ser causa de irritación, pues carece o tiene defecto de ciertos lípidos que forman parte de la estructura normal de la piel.

Además, la sequedad y la deshidratación de la piel aumentan la sensación de picor que, al rascarse, dañan la piel y producen más irritación.

Dermatitis atópica

Se trata de una patología cutánea inflamatoria y crónica en la que la piel no forma adecuadamente la estructura de su barrera protectora, de manera que está dañada y no cumple correctamente su función defensiva. Esto permite que ciertas sustancias lleguen a penetran en ella, causándole irritación.

Alergias

Las reacciones alérgicas se producen cuando nuestro cuerpo reacciona de manera anormal o exagerada ante el contacto con alguna sustancia. Cuando esto ocurre se produce una irritación en la zona de contacto, o a nivel general si se trata de una alergia más grave.

Exposición solar

El sol, que tiene efectos beneficiosos para nuestro estado anímico o la salud de nuestros huesos, resulta irritante para nuestra piel.

Además, los efectos se multiplican y una piel quemada o irritada por el sol es más sensible a la acción de otros agentes irritantes.

Activos cosméticos

Los componentes de algunos productos pueden resultar irritantes para la piel. Es el caso de los detergentes agresivos, el alcohol o muchos perfumes.

Sudor

En algunas ocasiones, el sudor, sobre todo si va acompañado del roce de la ropa, puede producir irritaciones y molestias.

Si usamos tejidos que impidan la traspiración el problema se agrava, por lo que es recomendable utilizar tejidos como el algodón.

Técnicas estéticas

Algunas técnicas habituales, como puede ser la depilación o los peelings químicos, pueden resultar irritantes para nuestra piel si no se siguen ciertos cuidados.

Exposición a sustancias químicas

Los productos de limpieza, el cloro de las piscinas, etc., son productos que pueden causar irritaciones con frecuencia.

Hábitos o rutinas para evitar la irritación de la piel

Seguir unos cuidados y una rutina diaria pueden ayudarte a evitar que tu piel sufra con las molestas irritaciones.

Es importante mantener una alimentación saludable, rica en frutas y verduras, que aporte todos los nutrientes necesarios para mantener una piel sana: vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos esenciales, etc. Además, la ingesta de unos 2 litros de agua, infusiones o zumos, ayudará de manera importante a mantener una correcta hidratación, no solo internamente sino también a nivel de la piel.

A la hora de la higiene diaria es mejor optar por una ducha con agua no muy caliente y con un producto de limpieza que resulte suave con tu piel, que no contenga detergentes y que tenga un pH ligeramente ácido como el de la piel sana.

Posteriormente, para secar la piel, usa una toalla de algodón y hazlo a suaves toques sin frotar ni rascarte la piel.

Después de la limpieza es imprescindible hidratar y aplicar un emoliente a la piel, pues la limpieza, aunque sea suave, además de la suciedad también retira una parte del film hidrolipídico que protege tu piel y es necesario reponerlo con un producto adecuado.

Establecer una rutina de descanso, durmiendo las 7 u 8 horas aconsejadas, y mantener el estrés bajo control también son hábitos muy adecuados para lograr una piel saludable.

Además, debes evitar los hábitos tóxicos como el consumo de alcohol y tabaco, que resultan muy perjudiciales para la salud en general y para la piel en particular.

¿Cuáles son los mejores productos para cuidar de la piel irritada?

Para cuidar de una piel irritada debemos elegir de manera cuidadosa los productos que vamos a utilizar, pues si no usamos los adecuados, no solo no ayudaremos a la piel a que se recupere, sino que podríamos incluso empeorar la irritación, agravando el proceso.

Es muy importante, en primer lugar, que el producto que utilicemos aporte a la piel algún activo calmante, como la alantoína, el aloe vera o el extracto de camomila (manzanilla), que proporcione alivio y confort a la piel irritada.

Por supuesto, la emulsión debe aportar tanto activos hidratantes como emolientes para reponer los lípidos cutáneos y ayudar a mantener la función barrera de la piel en perfecto estado. El producto debe adaptarse a la zona de la piel que estemos cuidando, no usaremos el mismo producto para la cara, que para el cuerpo o para las manos, pero todos deben cubrir las necesidades de agua y lípidos de la zona a la que esté destinado.

También resulta importantísimo para el mantenimiento del manto ácido de la piel que el cosmético que apliquemos no produzca una subida del pH, sino que lo mantenga en los valores ácidos normales. Por eso, el pH del producto debe ser ligeramente ácido, 5.5 o próximo.

Si utilizas una crema adecuada y sigues estos consejos, tu piel se recuperará rápidamente de la irritación y podrás disfrutar nuevamente de toda su salud y belleza.