Menú
Estos productos te ayudarán a cuidar de tu piel atópica

Estos productos te ayudarán a cuidar de tu piel atópica

¿Quieres conocer los productos que te ayudarán a cuidar de tu piel atópica de la mejor manera? Te contamos cuáles son.


La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel en la que, entre otras cosas,  existe una alteración de la función de barrera protectora y que, por tanto, es más permeable, lo que permite que más agentes irritantes puedan penetrarla.

Además, en la atopia, el sistema inmunológico reacciona en exceso ante factores que considera agresivos, aunque no lo sean en realidad. La unión de la permeabilidad de la piel y la mayor respuesta del sistema inmune produce: inflamación, picor intenso, sequedad de la piel, eczema y un mayor riesgo de sobreinfección en las lesiones eccematosas.

La Dermatitis atópica es una enfermedad multifactorial, con un alto componente hereditario e influenciado por factores ambientales. Se presenta con fases de empeoramiento, llamados brotes, y periodos de mejoría entre ellos, llamados fases interbrote.

¿Qué productos son los adecuados para cuidar de la piel atópica?

Si tienes dermatitis atópica, por un lado debes tener un tratamiento individualizado pautado por tu dermatólogo, acompañado siempre de productos coadyuvantes de reparación intensiva.

Productos de higiene

Una correcta higiene es imprescindible para el confort de las pieles atópicas. La suciedad, el sudor, los restos de productos cosméticos aplicados sobre la piel pueden causarle más irritación.

Los productos más adecuados para la higiene serán jabones o geles que permitan una limpieza suave, syndet (sin detergente agresivos), que limpien sin resecar aportando sensación de hidratación y sin eliminar la grasa natural.

Para la higiene del cabello también se debe usar un producto específico porque la piel del cuero cabelludo también se ve afectada por la dermatitis atópica. Se recomienda un champú específico para la higiene, cuidado y protección del cabello y cuero cabelludo con tendencia atópica.

Debido a la falta de jabón, estos productos hacen poca espuma, pero no te preocupes, eso no significa que no limpien.

Emolientes

Para la hidratación y el cuidado de la piel atópica debes utilizar productos específicos con ingredientes que ayuden a reparar la barrera cutánea que se encuentra alterada, consiguiendo así que pueda realizar su función.

El uso de productos emolientes dos veces al día es fundamental para mantener en buen estado la piel. Debes ser muy constante con su aplicación pues, además de ayudar a reparar la piel, evitan la sequedad y el picor. Es importante que el producto elegido refuerce las defensas naturales de la piel.

La aplicación de emolientes después de la higiene, con la piel ligeramente húmeda, consigue mantener el agua en la piel aumentando la hidratación.

Durante el brote se seguirán las pautas indicadas por el especialista en cuanto a tratamiento y emoliencia. Es probable que además de medicación te indique el uso de productos emolientes especiales, coaduyvantes, que ayudarán a la recuperación.

Protectores solares y ambientales

Entre los cuidados diarios que debes procurarle a tu piel atópica, no debes olvidarte de protegerla de los agentes externos como el sol, la contaminación, el cloro, etc. 

Por eso, deberás utilizar productos que actúen a modo de barrera protectora contra todos estos factores y que al mismo tiempo que ayuden a la hidratación, nutrición y reparación de la propia barrera cutánea que está alterada. Estos productos son conocidos como multiprotectores de la piel atópica.

Otros cuidados necesarios para la piel atópica

Los cuidados dermocosméticos de la piel atópica son imprescindibles, pero deben ir acompañados de otro tipo de cuidados para conseguir un mejor control de los brotes y una mejor calidad de vida.

Control de la temperatura y la humedad ambiental

La temperatura y la humedad de las habitaciones deben mantenerse constantes, evitando ambientes secos y demasiado calurosos. No abuses de la calefacción, ventila bien la casa y no te abrigues demasiado.

El ambiente seco produce más picores en la piel atópica, por eso se recomienda el uso de humidificadores que ayuden a controlar que la humedad ambiental no sea demasiado baja. Además, evita en la medida de lo posible la utilización de la calefacción y el aire acondicionado.

Evitar el rascado

Aunque sabemos que es complicado resistirte debes evitar rascarte y frotar la piel. El rascado aumenta la irritación y con ella aumenta también el picor, por lo que se convierte en un círculo vicioso.

Además, el rascado aumenta la posibilidad de sobreinfección de las lesiones. Intenta mantener las uñas cortas y limpias para evitar que durante el rascado se produzcan lesiones e infecciones.

Seguir unas adecuadas pautas de higiene

La higiene de la piel atópica es muy importante para eliminar la suciedad y el sudor que también resultan irritantes para la piel. Pero, como ya hemos comentado, debes:

  • Es mejor una ducha corta que un baño. No debe prolongarse más de 10 minutos
  • Evitar el agua caliente (inferior a los 33ºC).
  • Intenta no utilizar jabones y geles que contengan detergentes agresivos o que alteren el pH adecuado de la piel.

Después del baño es importantísimo secar la piel con mucha suavidad y aplicar productos emolientes.

Ropa

Aunque no todas las pieles atópicas responden igual a los diferentes tejidos, en general conviene evitar el contacto con lana, plásticos, tejidos sintéticos, etc. Opta mejor por los tejidos de algodón o hilo.

Es recomendable que al lavar la ropa se haga un buen aclarado para eliminar posibles restos de restos de suavizantes y lejías.

Alimentos

En general no existen restricciones en cuanto a la alimentación, pero algunos alimentos ácidos (cítricos, tomate), ricos en histamina (fresas, marisco) y los excitantes (alcohol, café y cacao) pueden aumentar la sensación de picor, en cuyo caso es preferible evitarlos.

Control del estrés

Los aspectos emocionales, sobre todo el estrés, agravan las crisis de dermatitis atópica y son susceptibles de provocar un brote, por lo que mantenerse tranquilo y emocionalmente estable es un buen consejo para cuidar tu piel.

Exposición solar

En algunos casos puede resultar beneficiosa, cuidando SIEMPRE de que sea una exposición controlada y evitando el riesgo de quemadura. Utiliza un multiprotector específico en las zonas expuestas.

Ahora que ya sabes qué productos y cuidados debes darle a tu piel atópica, ¡sigue nuestros consejos y cuídala como te mereces!