Qué son las manchas fresa o de nacimiento en la piel de los bebés

A la hora de cuidar la piel de nuestros bebés podemos descubrir unas lesiones de color rosa o rojo denominadas manchas fresa, manchas café con leche o manchas en vino de Oporto, porque el color de las lesiones cutáneas es muy similar. 

En otros casos, la sabiduría popular les denomina antojos, porque muchas de estas lesiones aparecen desde el nacimiento y las atribuyen erróneamente a deseos que tuvo la madre durante el embarazo.

Veamos a qué nos referimos realmente cuando hablamos de las famosas manchas fresa.

Qué son las manchas fresa

Las manchas fresa, también denominadas angiomas o hemangiomas, son unas lesiones de tono rojo vivo, parecido al de las fresas, que tienen los bebés. 

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y ser de cualquier tamaño, desde escasos milímetros a ocupar zonas extensas del tronco, la cara o las extremidades.

Por qué aparecen las manchas fresa o hemangiomas

Los hemangiomas son tumores vasculares benignos, es decir, lesiones que aparecen por la proliferación de los vasos de la sangre en la zona. 

No sabemos la causa exacta de la aparición, pero está claro que las madres no tienen ninguna culpa. Se calcula que aproximadamente el 5% de los recién nacidos tienen un hemangioma, es decir, las manchas fresa son una de las lesiones cutáneas más frecuentes en los recién nacidos.

Cómo sé si mi hijo tiene un hemangioma

Por la evolución de las mismas, ya que es muy típica. Te contamos qué ocurre en cada momento de la vida de tu bebé.

Los bebés no las tienen al nacer, pero en algún momento de las dos primeras semanas de vida aparece una mancha roja que se suele identificar con un rasguño o algún golpe accidental. 

A partir de la segunda semana de vida, las lesiones se intensifican, poniéndose más rojas y más abultadas. El periodo de crecimiento dura hasta los 3-4 meses de la vida y a partir de esa edad se estabilizan.

Empiezan a mejorar a partir de los 12 meses. ¡Ojo!, esto no quiere decir que al año hayan desaparecido, sino que a partir de esa edad empiezan a mejorar, y la mejoría progresa hasta los 3-4 años

¿Y la mejoría es completa? No siempre: dependiendo del tamaño y el tipo de hemangioma pueden desaparecer del todo o dejar un bulto de grasa, un poco de piel estirada, o un tono rojizo residual.

¿Existe algún tratamiento?

Sí, existen tratamientos eficaces para evitar que los hemangiomas proliferen y/o para reducir su tamaño. En la mayoría de los casos no es necesario el tratamiento, tan solo la observación.

Los hemangiomas que se localizan alrededor de los ojos, en la nariz, en los labios, en el cuello o en zonas muy extensas de la cara o el cuerpo deben ser valorados enseguida por un dermatólogo porque puede haber repercusión en la apertura del ojo, dificultar la respiración, o tener alguna anomalía asociada (aunque esto último ocurre en raras ocasiones). En estos casos, el tratamiento precoz antes de que se desarrollen es esencial.

Deja una respuesta