Menú
Cómo tratar una dermatitis del pañal en tu bebé

Cómo tratar una dermatitis del pañal en tu bebé

Puede que tu bebé esté sufriendo dermatitis del pañal. Y aunque pueda resultar molesta, es más común de lo que crees. Aprende cómo tratarla.


La dermatitis del pañal es un problema de la piel que se da en la zona cubierta por el pañal. En ella aparece descamación, irritación, enrojecimiento, inflamación, erosiones, picor, escozor, … resultando muy molesta para el bebé y, en la mayoría de las ocasiones, dolorosa.

Es la dermatitis más común en los bebés y los niños de menos de dos años de edad. Habitualmente no es grave, por lo que siguiendo los cuidados adecuados se curará en un par de días. A veces puede complicarse con una infección fúngica o bacteriana, por lo que te recomendamos que siempre consultes con un profesional sanitario.

¿Cómo se produce?

La dermatitis del pañal se produce, principalmente, por las especiales condiciones de temperatura, humedad, rozamiento y maceración que se dan en la zona de la piel que está cubierta, día y noche, por un pañal.

Cuando no se realizan los cambios de pañal con la frecuencia adecuada, el contacto de la piel con las enzimas existentes en la orina y las heces facilita y acelera la irritación de la zona.

Las bacterias beneficiosas que viven en la piel, en presencia de orina, heces o sudor, producen un aumento del pH de la piel, de manera que se hace más básico y la piel pierde parte de su sistema de defensa natural. En otras palabras, está más desprotegida y es más fácil que se vea afectada por las sustancias irritantes.

Tratamiento de la Dermatitis del pañal

El tratamiento básico para conseguir prevenir y eliminar la dermatitis del pañal es mantener la zona limpia y seca. El problema es que esto no es fácil de conseguir con un bebé.

Cambio de pañal

Hay que evitar, en la medida de los posible, el contacto de la orina y las heces con la piel. Por eso tienes que estar muy pendiente de tu bebé y cambiarle el pañal cuanto antes si está húmedo o sucio, tanto de día como de noche. Por supuesto, por la noche no puedes estar continuamente pendiente, pero tendrás que despertarte un par de veces para comprobar que está seco y limpio.

Es recomendable utilizar pañales ultra absorbentes, que evitan el contacto con la humedad más eficazmente, transpirables, que permitan el paso del aire, y, si es posible, que ayuden a evitar el aumento del pH.

Limpieza de la zona

Una higiene frecuente y correcta de la zona cubierta por el pañal es imprescindible para el tratamiento de la dermatitis. Por eso además de la higiene diaria con agua y un jabón suave con pH ácido, específico para él, deberás limpiarle también en cada cambio de pañal.

Aunque las toallitas son muy cómodas, sobre todo fuera de casa, no son lo más recomendable para la limpieza del culito irritado de tu bebé. Estas suelen contener colorantes, perfumes y otros componentes que pueden resultar más irritantes para la piel.

Lo ideal es poder realizar la limpieza solo con agua o con agua y un jabón suave, sin detergentes y con pH ácido. Si no puedes evitar el uso de toallitas, utiliza unas que sean lo más delicadas posible con su piel. Si es posible, que sean oleosas.

Después de la limpieza, debes secar muy bien la piel. Sin fricción, dando suaves toques con una toalla, una gasa o un paño suave. Y, si es posible, deja que se seque al aire.

Cremas o pomadas con efecto barrera

Una vez que la piel está limpia y bien seca, es el momento de aplicar una pomada o pasta al agua que alivie el escozor, baje la irritación, proteja la piel, la hidrate y la regenere.

Estos productos, que ejercen como una barrera protectora, contienen activos como el óxido de zinc o el dióxido de titanio, que actúan aislando la piel del bebé del contacto con la humedad, la orina, el sudor y las heces que se retienen en el pañal. Además, es conveniente que sean capaces de mantener el pH del manto ácido que protege la piel y que incorporen activos capaces de mantener la barrera protectora natural de la piel sana.

Ventilación de la piel

Es muy recomendable mantener al bebé el mayor tiempo posible sin pañal, así la zona se airea y transpira. Por ejemplo, después de cada cambio de pañal puedes tenerle un rato con el culete al aire, mientras se seca y antes de ponerle la crema o después del baño diario puedes aprovechar a darle un masaje o jugar con él un ratito antes de ponerle de nuevo el pañal. Ten cuidado y pon debajo un cambiador, una toalla o un trapo suave, para evitar un susto.

Consejos para prevenir la aparición de dermatitis del pañal

Para prevenir que aparezca la dermatitis del pañal, debes seguir estos consejos:

  • Usa pañales adecuados, que permitan la transpiración y se ajusten al bebé, pero sin apretar demasiado para evitar rozaduras.
  • Realiza cambios frecuentes de pañal, tan a menudo como sea necesario, para evitar que su piel esté mucho tiempo en contacto con la orina y las heces.
  • Limpieza en cada cambio de pañal, preferiblemente con agua templada, sola o con jabón suave específico para bebés.
  • Asegúrate de que la piel está bien seca antes de volver a colocar el pañal. Ten especial cuidado con los pliegues y evita secar frotando. Cuanto más seco esté, menos riesgo de dermatitis.
  • Deja al aire el culito de tu bebé un ratito siempre que te sea posible.
  • Usa productos específicos para bebés, formulados para cuidar y proteger su fina y delicada piel.
  • Aplícale tras la limpieza una crema o pasta al agua que aporte suavidad a la piel, prevenga la irritación y ayude a una correcta regeneración de la piel.

Utiliza estos consejos para prevenir y tratar la dermatitis del pañal en tu bebé, aplícalos y disfruta aún más de tu pequeño.