Menú
¿Sufres cistitis? Estas son las posibles causas

¿Sufres cistitis? Estas son las posibles causas

¿Has padecido alguna vez cistitis? ¿Sabes exactamente lo que es y cómo prevenirla? ¡Te lo contamos!


La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria que se caracteriza por la sensación de escozor o ardor al orinar, dolor o pesadez en la parte baja de la abdomen y la necesidad de orinar con frecuencia, aunque pequeñas cantidades.

La cistitis es una enfermedad muy frecuente y que, además, tiene una alta tendencia a repetirse. Afecta sobre todo a las mujeres –porque su uretra es más corta y las bacterias llegan con más facilidad hasta la vejiga-. Así que más de la mitad sufrirá al menos una cistitis a lo largo de su vida, siendo más común entre los 20 y los 40 años y en mujeres sexualmente activas.

La causa más habitual de la inflamación de la vejiga urinaria es una infección microbiana, por lo que comúnmente se conoce cómo infección de orina. La mayoría serán producidas por bacterias, que proceden generalmente del ano, por su cercanía anatómica, como la conocida E. Coli, pero en ocasiones pueden estar producidas por hongos como la Cándida.

«Más de la mitad de las mujeres sufrirá, al menos, una cistitis a lo largo de su vida.»

Las bacterias llegan a la vejiga a través de la uretra, el conducto que la une con el exterior. En condiciones normales, existen mecanismos que impiden su entrada, pero una mala higiene y cierta predisposición pueden llegar a permitir el ingreso y multiplicación de las bacterias y la consecuente infección.

La zona vaginal se defiende ante los microorganismos externos que producen infecciones gracias, en parte, al pH ácido (entre 3,8 y 4,5) y a la flora o microbiota vaginal (el conjunto de microorganismos vivos que habitan en la zona y garantizan el equilibrio y salud de la zona).

Factores que causan o favorecen la aparición de cistitis:

  • La falta de una higiene adecuada diaria, así como la falta de higiene posterior a las relaciones sexuales, pueden favorecer el acceso y colonización de la zona.
  • Los cambios en el pH vulvar producidos por cambios hormonales, el uso de limpiadores u otros productos no específicos para la zona, … facilitan la infección al eliminar el efecto protector que ejerce el pH.
  • Las duchas vaginales, la toma de ciertos antibióticos, el estrés, etc. afectan al equilibrio de la microbiota vaginal y facilitan la proliferación de microorganismos.
  • Los factores que dificultan el vaciado de la vejiga como el estrechamiento de la uretra, las piedras vesicales, el prolapso uterino o de la vejiga, etc. permiten que las bacterias penetren y puedan multiplicarse, causando así la infección.

Además, pueden ser causa de cistitis no infecciosa:

  • El contacto con cuerpos extraños, el uso de espermicidas y el de productos cosméticos no adecuados que pueden producir irritación e inflamación.
  • La quimioterapia y la radioterapia en la zona pueden producir también inflamación de la vejiga.

Ahora que ya sabes los síntomas y los factores, prevén en la medida de lo posible su aparición. Utiliza productos indicados específicamente para tu higiene íntima para mejorar tu protección y mantener tu flora vaginal sana.