Menú
Cómo LETIfem te ayuda a prevenir la aparición de la cistitis

Cómo LETIfem te ayuda a prevenir la aparición de la cistitis

Casi la mitad de las mujeres han pasado o pasarán al menos una cistitis a lo largo de su vida y muchas de ellas la tendrá de manera repetida. Hoy te vamos a contar cómo puedes prevenirlas.


La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria que generalmente es debida a una infección de origen bacteriano. La bacteria que con mayor frecuencia causa la infección es la Escherichia Coli aunque también puede estar causada por hongos como la Cándida o por virus.

Sus síntomas más habituales son:

  • Ardor o escozor al orinar
  • Ganas muy frecuentes de orinar
  • Sensación de no haber vaciado completamente la vejiga tras orinar
  • Dolor o pesadez en la zona baja del vientre
  • Turbidez en la orina que puede ir acompañada de mal olor
  • En algunas ocasiones aparece sangre en orina

¿Cómo y porque se produce la infección?

La cistitis se produce con mucha mayor frecuencia en las mujeres debido a su anatomía.

La uretra de la mujer está mucho más cerca de la zona anal, es corta y recta, y por ello las bacterias fecales puedan migrar hasta ella con relativa facilidad, ascendiendo hasta la vejiga donde, si no son expulsadas a tiempo con la orina, pueden adherirse a las paredes, reproducirse y causar la infección.

En el caso de los hombres, al tener la uretra más larga y situada más lejos del ano, es más difícil que llegue a producirse la infección.

Además, las mujeres sexualmente activas tienen un mayor riesgo de contraer la infección, debido a que durante el sexo se facilita la entrada de bacterias en la uretra.

La humedad de la zona genital también favorece la infección al facilitar el crecimiento microbiano y por ello se debe evitar.

Consejos para prevenir la cistitis

Al ser una patología tan habitual, la prevención resulta muy importante. Los siguientes consejos te ayudarán a prevenir la aparición de cistitis:

  • Mantén una adecuada hidratación, toma al menos 1,5 litros de agua al día ya que así facilitas la formación y expulsión de la orina y con ella de los gérmenes.
  • Haz pis con frecuencia, cada 2 o 3 horas, como ya hemos comentado al expulsar la orina se eliminan los microorganismos y además, al hacerlo con frecuencia se evita que permanezcan más tiempo en la vejiga, dificultando que se adhieran a las paredes y proliferen.
  • Después de ir la baño debes limpiarte siempre en sentido de adelante hacía atrás para evitar arrastrar los gérmenes desde la zona anal.
  • Mantén una adecuada higiene de la zona vaginal y anal. Es importante que para la limpieza utilices productos específicos y que la realices siempre de adelante hacia atrás.
  • Evita el uso de desodorantes vaginales y otras sustancias que puedan resultar irritantes.
  • Los baños vaginales no sólo no están recomendados si no que son perjudiciales. Alteran los microorganismos beneficiosos que habitan de manera natural la zona vaginal facilitando que otros que pueden causar infecciones puedan asentarse.
  • Orina antes y después de las relaciones sexuales, con ello ayudarás a expulsar los posibles gérmenes que hayan alcanzado la uretra.
  • Usa ropa interior de tejidos naturales y frescos como el algodón, que permiten la traspiración y evitan la humedad.
  • No uses ropa muy ajustada porque puede dificultar la traspiración y aumentar el calor de la zona.
  • No abuses de los salvaslips o protectores pues su uso diario puede favorecer la humedad.
  • Evita la humedad prolongada, cámbiate el bañador o bikini lo antes posible tras bañarte en la playa o la piscina, si sufres incontinencia ten especial cuidado con los cambios frecuentes y la higiene, etc.
  • El uso de diafragma como método anticonceptivo y de tampones durante la menstruación pueden favorecer las infecciones al presionar la uretra y hacer que resulte más difícil vaciar por completo la vejiga al orinar.
  • Evita el estreñimiento. La acumulación de heces en el intestino favorece la presencia de microorganismos.
  • Sigue una alimentación variada y saludable, rica en frutas y verduras.
  • Evita los tóxicos como el alcohol, el tabaco o la cafeína.

Cómo puede ayudarte Letifem a prevenir la cistitis

LETIfem es una línea formulada de manera específica para la higiene y el cuidado de la zona íntima femenina.

Los productos para la higiene son muy delicados, están formulados con activos limpiadores suaves que resultan adecuados para la mucosa vulvar y evitan los riesgos de una limpieza excesiva, pero sin renunciar a la eficacia a la hora de eliminar la suciedad, el sudor o las secreciones. Son además muy fáciles de aclarar de manera que evitan el riesgo de irritación tras su uso.

Tienen un pH compatible con el de la zona vulvar, de manera que respetan y mantienen la microbiota y su función defensiva en su estado más adecuado para ayudarte a protegerte de posible infecciones.

Aplica nuestros consejos y usa los productos de higiene de la línea LETIfem y conseguirás mantener la cistitis a raya.