Menú
Descubre la mejor solución para tus rojeces faciales

Descubre la mejor solución para tus rojeces faciales

El enrojecimiento facial en la zona de las mejillas es bastante frecuente. Te contamos por qué LETISR es tu mejor solución para tratarlo.


El enrojecimiento facial en la zona de las mejillas es bastante frecuente. Casi todos notamos alguna vez esa sensación de calor, sobre todo en invierno debido a la agresión que las condiciones climatológicas producen en nuestra piel, pero son las personas de piel fina, seca y clara las que con mayor frecuencia se ven en esta situación.

Al tener la piel más fina, es más fácil que se vea afectada por todos los factores causantes del enrojecimiento, y, además, el tono claro de la piel hace que el color rojizo destaque y sea más evidente.

Causas de las rojeces faciales

El enrojecimiento se produce por la alteración de la microcirculación sanguínea de los vasos –capilares– que irrigan la piel de las zonas afectadas, es decir, mejillas, mentón y nariz, principalmente.

Los capilares son vasos muy delgados y poco resistentes y cuando, debido a los diferentes factores, se ven sometidos a un proceso más o menos frecuente de dilatación y contracción continuas, se van volviendo cada vez más frágiles y más permeables y finalmente las dilataciones se hacen permanentes.

Los siguientes factores pueden ser los causantes de la alteración de la microcirculación:

  • Cambios bruscos de temperatura: al producirse variaciones de temperatura, se originan procesos de contracción y dilatación de los vasos y si son bruscos o frecuentes, pueden terminar con la pérdida de la elasticidad de los vasos.
  • Calor intenso, viento, frío, …: Estos factores aceleran y favorecen la deshidratación cutánea.
  • El sol y las lámparas de rayos UVA que producen una agresión a nuestra piel, afectando también a la microcirculación cutánea.
  • El tabaco, además de sus otros múltiples efectos perjudiciales para tu salud, también afecta a la circulación.
  • El alcohol, su consumo frecuente y/o excesivo se relaciona también con problemas circulatorios.
  • Golpes o pequeños traumatismos, tras ellos puede aparecer un enrojecimiento que llegue a mantenerse debido a la lesión en algún vaso.
  • Productos irritantes. Algunos productos, como cosméticos, detergentes, sustancias químicas o incluso aguas con mucho cloro o muy calcáreas pueden ser causantes de la aparición de irritaciones y rojeces en la piel.
  • Comidas y bebidas calientes, picantes o muy especiadas: tienen como efecto el aumento del calor corporal y la vasodilatación.
  • Estrés, nervios o emociones intensas, aumentan el ritmo cardiaco y dilatan los vasos sanguíneos.
  • Algunas patologías relacionadas con la circulación sanguínea (como por ejemplo la hipertensión) también pueden influir en la aparición de rojeces faciales.
  • Alteraciones hormonales: como las que se producen en el embarazo, el ciclo menstrual o la menopausia.

¿Qué problemas dermatológicos cursan con rojeces faciales?

El problema del enrojecimiento facial es habitualmente progresivo, si no se cuida la piel con productos adecuados va a más. Esto supone que de un simple enrojecimiento momentáneo podamos pasar a patologías como la cuperosis o la rosácea.

En orden creciente de severidad, nos encontramos con:

Flushing o rubor facial transitorio:

Se trata del enrojecimiento pasajero de la piel de la cara y el cuello que se produce por el aumento del flujo sanguíneo debido a una vasodilatación temporal de los vasos de la zona.

Telangiectasas

Son las pequeñas venas faciales que al dilatarse de manera más o menos continua, se transparentan a través de la piel de las mejillas en forma de filamentos ramificados y dan un aspecto característico de tela de araña.

Cuperosis

La cuperosis es una afección dermatológica en la que la dilatación de los capilares ya es más o menos permanente por lo que el enrojecimiento y las telangiectasas son prácticamente continuos.

Rosácea

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, más frecuente en las mujeres, que se presenta en forma de brotes y en la que el enrojecimiento y las telangiectasas están presentes junto a otros síntomas como pápulas y pústulas –granos parecidos a los del acné-, gran sensibilidad en la piel, ardor, picor, etc.

Cuidados para tu piel con tendencia a las rojeces

Una piel con rojeces debe cuidarse con productos específicos que la calmen y le ayuden a mantener a raya la fragilidad capilar, no solo para aliviar el enrojecimiento, si no, sobre todo, para evitar que vaya a más.

Para la limpieza diaria es importante que la temperatura del agua no sea demasiado elevada y usar productos limpiadores muy suaves, preferiblemente sin aclarado y con acción calmante.

La hidratación es muy importante para devolver el confort a la piel y evitar el picor, la irritación y la quemazón. Las cremas con color, o BB creams específicas para tratar estas pieles resultan muy útiles porque sirven además para disimular la rojez.

En las pieles con tendencia al enrojecimiento la protección solar diaria durante todo el año es aún más imprescindible pues como ya hemos comentado el sol empeora el problema.

Por qué LETISR es la mejor solución para tu piel con rojeces

La gama LETISR te proporciona un cuidado específico para las pieles sensibles con rojeces, creando una rutina completa: higiene, cuidado diario e intensivo para las rojeces y un complemento oral, nutricosmético, para complementar los efectos de los productos cosméticos.

Todos los productos actúan en el origen de la rojez desde una doble vertiente, por un lado, protegen las paredes de los capilares y por otro, refuerzan su estructura (Doble Protección Microvascular). De este modo consiguen reducir las rojeces de manera específica y efectiva, como avlan múltiples estudios clínicos.

letisr

Además de tratar el enrojecimiento facial, hidratan la piel, la refrescan y calman aportando frescor inmediato y las cremas incorporan factor de protección solar medio, imprescindible para este tipo de pieles.

La línea consta de:

Agua Micelar: para la limpieza diaria de la piel. Este producto limpia y desmaquilla en profundidad de forma suave, calma y tonifica la piel, hidrata gracias a un activo de origen probiótico, y aporta un efecto de frescor inmediato: 6 acciones en 1 solo producto. Además, no contiene alcohol ni perfume, no deja residuos grasos y no pica en los ojos.

Serum Anti-Rojeces: con una alta concentración de activos,esta fórmula ultra-reparadora trata el problema microvascular, reduce las rojeces y calma la piel, además de aportar un frescor inmediato. Proporciona un efecto anti-edad y puede utilizarse después de tratamientos con láser vascular.

Crema Anti-Rojeces: disponible en tres formatos: sin color, con color y 2 en 1, con color y corrector verde para neutralizar las rojeces. Tratan el enrojecimiento, son hidratantes, calman la piel, aportan protección solar y, además, los productos con color unifican el tono y disimulan las rojeces.

Cápsulas: nutricosmético con activos como las vitaminas C y E, la Nicina y el extracto de Ruscus, que actúa como vasoprotector, es antioxidante, ayuda a mantener la piel sana y favorece la producción de colágeno.

Cuida tu piel con la gama LETISR y nuestros consejos, ya verás como muy pronto volverás a disfrutar de una piel sana y bonita, sin las molestas rojeces.