Menú
¿Picores en la piel? Causas más comunes

¿Picores en la piel? Causas más comunes

El picor es uno de los síntomas más habituales de las enfermedades de la piel. Te contamos cuáles pueden ser las causas y cómo aliviarlo.


El picor, picazón o prurito es una sensación molesta o incómoda que percibimos en la piel y/o las mucosas y que nos impulsa a rascarnos. Puede ir desde una leve molestia, hasta resultar tan intenso que sea imposible no rascarnos, pudiendo llegar a alterar significativamente nuestra calidad de vida y el rendimiento en nuestras actividades diarias.

La sensación de picor es un problema muy común, seguro que más de una vez lo has experimentado. Es, de hecho, uno de los síntomas más habituales de las enfermedades de la piel y puede serlo también de algunas enfermedades sistémicas.

El picor es uno de los síntomas más habituales de las enfermedades de la piel.

En algunas de las afecciones de la piel el picor nos podría avisar de que se está produciendo un daño en nuestra barrera protectora de la piel. Esta situación lleva al rascado y, rascarse, produce a su vez más irritación y más picor, estableciendo un círculo vicioso que no siempre resulta fácil de romper.

El picor puede ser el único síntoma que notes en tu piel pero puede acompañarse de otros síntomas como: enrojecimiento, manchas, ampollas, habones, piel seca, áspera o agrietada.

¿Cuáles son las causas del picor cutáneo?

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel, más común en la infancia y que cuenta con un gran componente hereditario. Sus síntomas más frecuentes son la aparición de placas eccematosas, zonas con la piel muy seca y mucho picor. Las lesiones en la piel atópica tienen un riesgo mayor a la sobreinfección.

Sequedad (Xerosis)

La deshidratación de la piel, debida a la edad avanzada, a que no tomes suficientes líquidos o a la falta de cuidados hidratantes, puede producir sequedad cutánea y esta sequedad causarte picor.

Picaduras de insectos

Las sustancias irritantes de las picaduras y la reacción de nuestro propio organismo a ellas puede provocar picor.

Otras afecciones de la piel

Patologías como la psoriasis, la dermatitis seborreica  o la urticaria tienen entre sus síntomas la posible aparición de picor intenso.

Reacciones a tejidos o al ambiente

Ciertos tejidos,  sintéticos o no, pueden producirte irritación y picor.

Además, la piel es una de las barreras protectoras que tiene tu cuerpo para protegerse del exterior, incluidos los factores climáticos. El sol, el viento, el calor o el frío pueden producir quemaduras o irritaciones que generen picor.

Hongos

Ciertos hongos son una causa frecuente de picor, especialmente en los pies y entre los dedos. También pueden aparecer en las manos, la espalda y las axilas.

Enfermedades sistémicas

Algunas enfermedades sistémicas, como las de origen renal o hepático pueden presentar picor entre sus síntomas.

Medicamentos

También entre los efectos secundarios y las reacciones adversas de algunos medicamentos se encuentran el picor y/o la sequedad.

Embarazo

El embarazo puede empeorar algunas patologías de la piel. Además, es frecuente que durante el embarazo notes picor en algunas zonas como el abdomen por los cambios que experimenta la piel de esta zona y que puede necesitar cuidados especiales, como productos que estimulen la síntesis de colágeno.

¿Cómo puedes aliviar el picor?

Te damos algunos consejos de cuidados que pueden ayudarte a aliviar el picor. Es importante que si sabes la causa que lo está produciendo la evites y/o la trates acudiendo a tu especialista. Ante cualquier patología sigue las indicaciones terapéuticas de tu médico.

Para aliviar los picores es fundamental que te hidrates de manera adecuada, tanto internamente, tomando el agua o líquidos suficientes, como aplicando a diario lociones o cremas que aporten el agua y los lípidos que tu piel necesita.

Ante cualquier patología sigue las indicaciones terapéuticas de tu médico.

Utiliza un producto de limpieza adecuado. El uso de jabones o geles demasiado agresivos puede secar o incluso irritar tu piel.

En la farmacia puedes comprar productos que hidraten y nutran la piel, algunos con activos antipruriginosos, que te ayudarán aliviar el picor:

Recuerda que el rascado aumenta el picor y puede provocar lesiones, sangrados y sobreinfecciones. Intenta mantener las uñas cortas y limpias y controlar el rascado al máximo.

La aplicación de frío local en la zona o bañarse con agua tibia/fría puede también aliviarte.

¿Cuándo preocuparte y consultar a tu médico?

  • El picor no se alivia con estas medidas.
  • Dura más de dos semanas.
  • No te deja dormir o te impide llevar tu vida normal.
  • Se extiende y te pica todo el cuerpo.
  • Ha aparecido de manera repentina.

Esperamos haberte ayudado y que empieces a darle a tu piel los cuidados que necesita.