Menú
Prevención de la vaginosis: consejos y productos que te ayudarán

Prevención de la vaginosis: consejos y productos que te ayudarán

La vaginosis bateriana es una patología bastante frecuentre entre las mujeres de entre 15 y 45 años, por lo que debemos cuidarnos y prevenir su infección. ¿Sabes cómo prevenir la vaginosis? Te lo contamos en Vive Tu Piel.


La vaginosis bacteriana es una patología benigna de la zona vaginal que, a diferencia de la vaginitis, no suele ir asociada a una inflamación. 

Aunque normalmente se considera una infección, realmente no lo es, pues no se trata de que una bacteria infecte la zona, si no que lo que ocurre es que se produce una alteración o disbiosis del equilibrio entre los microorganismos que viven habitualmente en la vagina: disminuye el número de lactobacilos y hay un mayor crecimiento de la población de otras bacterias como Gadnerella vaginalis, Atopium o bacteriodes.

Es bastante frecuente en las mujeres en edad fértil, entre los 15 y los 45 años, sobre todo en las activas sexualmente. 

Si perteneces a este colectivo, es bastante común que sufras o hayas sufrido de vaginosis alguna vez. Se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Aparición de una secreción vaginal o flujo poco espeso y de color blanco o gris.
  • Aparición de un mal olor muy característico, a veces solo detectable tras haber mantenido relaciones sexuales.
  • Ardor al orinar.
  • Picor en la zona exterior de la vagina.

¿Por qué se produce la vaginosis y qué complicaciones puede producir?

En condiciones normales los lactobacilos son las bacterias más abundantes de la vagina. Estos, entre otras acciones, ayudan a mantener el sistema de defensa de la zona porque producen ácido láctico, que mantiene el pH ácido impidiendo así el crecimiento de otros tipos de bacterias. También producen peróxido de hidrogeno, que actúa obstaculizando el crecimiento de algunos de los microorganismos causantes de la vaginosis.

Cuando se produce una alteración en el crecimiento de los lactobacilos, se reducen tanto la acidez como la producción del peróxido de hidrogeno, lo que hace que otras especies de bacterias puedan crecer y multiplicarse, desplazando en número a los lactobacilos y originando la vaginosis.

Aunque no se considera propiamente una enfermedad de transmisión sexual si que las relaciones sexuales pueden ayudar a su aparición, por eso se recomienda el uso de preservativo de manera habitual y más concretamente durante el tratamiento. 

La vaginosis aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, el virus del papiloma, la gonorrea o el VIH.

La vaginosis en el embarazo es un factor de riesgo de parto prematuro, de nacimiento con bajo peso y de aparición de otras complicaciones, por lo que es muy recomendable extremar las precauciones en caso de que estés embarazada. 

5 Consejos para prevenir la vaginosis bacteriana

  1. Evita la irritación de la zona vaginal. Cualquier producto o situación que origine irritación de la zona puede favorecer la vaginosis. Por eso es recomendable que uses ropa interior de algodón, que evites los desodorantes vaginales, el papel higiénico perfumado o las toallitas íntimas perfumadas, etc.
  1. Asegúrate de que mantienes una higiene íntima correcta, con un jabón suave, específico para la zona vaginal, que no altere el pH ni cause irritación. Las duchas vaginales no sólo no están recomendadas si no que se desaconsejan, pues alteran la microbiota vaginal y facilitan las alteraciones que pueden llevar a la aparición de vaginosis.
  1. Utiliza preservativo en tus relaciones sexuales para eliminar o reducir el riesgo de contagio de infecciones de transmisión sexual que favorecen la aparición de vaginosis.
  1. Favorecer el crecimiento de las bacterias adecuadas, sobre todo en el caso de que hayas sufrido repetición en la aparición de vaginosis bacteriana. Consulta con tu ginecólogo ya que quizá pueda ser conveniente utilizar por vía oral o vaginal preparados probióticos que te ayuden a mantener el equilibrio adecuado de la microbiota vaginal.

¿Qué productos utilizar para prevenir la vaginosis?

La línea LETIfem está formulada específicamente para asegurar el cuidado de la zona íntima femenina y, por ello, puede ayudarte a prevenir problemas como la vaginosis.

Todos los productos tienen el mismo pH que el de la zona íntima, de este modo, con su uso, no produce desequilibrios de pH que afecten a la microbiota y puedan llevar a la aparición de alguna disbiosis, favorecer la aparición de vaginosis y/u otros problemas infecciosos en la zona.

Al realizar la higiene con los productos LETIfem, que al estar formulados con sustancias limpiadoras muy suaves y delicadas no producen irritación ni arrastran parte de los componentes protectores naturales con los que cuenta la mucosa vaginal, te aseguras que estas protegiendo tu zona íntima sin renunciar a una limpieza eficaz y adecuada capaz de eliminar el sudor, las secreciones y la suciedad. 

La crema vulvar ayuda a reforzar las defensas naturales de la zona íntima e hidrata la zona, reduciendo las molestias derivadas de la sequedad, aliviando el picor y la irritación.

¿Te animas a seguir nuestros consejos y utilizar LETIfem para tu higiene intima diaria para mantenerte protegida de la vaginosis?