Menú
Los productos que te ayudarán a cuidar tu piel seca

Los productos que te ayudarán a cuidar tu piel seca

La piel seca es uno de los síntomas más comunes en la piel en una gran parte de la población. Si es tu caso, no está de más que anotes estos productos.


Llamamos piel seca a un tipo de piel que se caracteriza por presentar tirantez, descamación, falta de confort y aspereza, sobre todo después del baño. En este tipo de pieles puede haber una alteración en la producción de sebo, por lo que está más desprotegida y pierde más agua, haciendo que se deshidrate con más facilidad.

La piel seca es también una piel más frágil, más fina y menos protegida.

No debemos confundirla con una piel deshidratada. La piel deshidratada es una condición puntual en la que se ha producido un descenso en los niveles de hidratación adecuados de la piel. Un piel seca es más probable que esté deshidratada, pero una piel deshidratada no tiene porqué ser seca, también puede ser normal, grasa o mixta.

La xerosis, o sequedad en la piel, puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente en las personas mayores.

¿Por qué se seca la piel?

Por un lado, se encuentran los factores genéticos, la herencia, que determina nuestra tendencia a la xerosis.

Además, están factores como la edad, que como ya hemos comentado incrementa la tendencia a la sequedad de la piel. También afectan la presencia de ciertas enfermedades, como la dermatitis atópica, la psoriasis, el hipotiroidismo, etc., que tienen la sequedad cutánea entre sus síntomas.

Y por último, estarían los factores desencadenantes, entre los que encontramos:

  • La temperatura: el frío y el viento resecan la piel. El viento aumenta la pérdida de agua por deshidratación.
  • La humedad: Los ambientes secos que producen las calefacciones y el aire acondicionado fomentan la sequedad de la piel.
  • El consumo de tóxicos. El tabaco y el alcohol también afectan a la piel resecándola.
  • La contaminación.
  • Algunos medicamentos, como los diuréticos, los corticoides, los anticonceptivos, etc.
  • El jabón, o gel de baño: si contienen tensioactivos agresivos, arrastran la capa protectora de la piel y la resecan cuando se limpia.
  • Uso de productos cosméticos inadecuados, o no utilizarlos cuando son necesarios.
  • Los cambios hormonales.
  • La radiación solar deshidrata la piel.
  • La falta de hidratación: si no tomamos suficiente agua, también la piel se verá afectada.
  • Una mala alimentación.

¿Qué productos te ayudan a cuidar tu piel seca?

Te recomendamos a continuación los diferentes tipos de productos más adecuados para cuidar y proteger tu piel seca. Con ellos, recuperará su comodidad, protección y aspecto saludable:

Limpiadores

Es fundamental que la limpieza corporal la realices con productos específicos para pieles secas, que no contengan detergentes (productos syndet), con un pH ligeramente ácido como el de la piel (aproximadamente pH 5.5) y que limpien la suciedad sin arrastrar también el manto hidrolipídico.

Para la limpieza facial son recomendables los productos que no necesitan un aclarado con agua, como las leches limpiadoras, las aguas micelares, etc. Deben contener en su formulación humectantes o emolientes. Así ya, en este primer paso de limpieza, aportaremos a la piel hidratación.

Hidratantes y emolientes

Como la piel seca es una piel deficitaria en lípidos, debes aportárselos con los productos tópicos que utilices a diario. Por eso es importante que las lociones, cremas o bálsamos que uses para hidratar tu piel después del baño contengan lípidos fisiológicos, como las ceramidas, el colesterol y los ácidos grasos esenciales. También se recomienda que tengan otros activos que aporten o retengan la humedad.

A la hora de la hidratación no debemos olvidar que las zonas más expuestas, como las manos, el rostro o los labios, necesitan más cuidados.

Mascarillas

En la pieles secas el tratamiento hidratante y emoliente diario puede quedarse corto y se hace imprescindible utilizar productos semanales como tratamiento de choque. Se trata de las mascarillas hidratantes y calmantes que, utilizadas dos veces por semana, te ayudarán a cuidar de manera más intensa tu piel y a que recupere su estado saludable mucho más rápido.

Protectores solares

No te olvides de utilizar a diario una fotoprotección adecuada en las zonas expuestas. La exposición solar sin protección resulta agresiva para cualquier piel, pero en el caso de las pieles secas, al daño en las células se une el efecto de aumentar la deshidratación y la sequedad en la piel.

También existen productos que, además de los filtros solares, incluyen otros activos con efecto protector contra la polución y otros agentes externos.

¿Cómo prevenir la sequedad?

Protégete del frío, el viento y el sol

Los tres son, como ya hemos visto, factores desencadenantes de la sequedad y debemos evitarlos protegiéndonos la piel con prendas que la cubran y con productos ricos en lípidos.

Sigue una alimentación adecuada

Es recomendable seguir una dieta rica en frutas y verduras que nos aporte vitaminas y antioxidantes necesarios para el mantenimiento de una piel sana. También son imprescindibles para la piel los ácidos grasos esenciales y el aporte de agua en cantidad adecuada.

Lleva una correcta rutina de cuidados

Utiliza los productos que te hemos recomendado a diario: limpieza suave, hidratación y protección. Crea tu propia rutina y mantenla en el tiempo.

Evita los tóxicos

El alcohol, el tabaco, la contaminación y la radiación solar afectan a la barrera cutánea y además de acelerar el envejecimiento también deshidratan y resecan la piel.

Haz ejercicio de manera regular

Entre los múltiples beneficios que tiene la actividad física para nuestra salud, el ejercicio estimula la circulación de la sangre y aumenta la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan a las células de la piel. También aumenta la producción de colágeno y la regeneración de la piel.

Crea con estas indicaciones tu rutina de cuidados diaria y vuelve a disfrutar de una piel suave, flexible y confortable.