Menú
Como tratar la rosácea de la mejor manera posible

Como tratar la rosácea de la mejor manera posible

La rosácea es una patología inflamatoria crónica de la piel que afecta sobre todo a mujeres. Te contamos cuál es la mejor manera de tratarla.


La rosácea es una patología inflamatoria crónica de la piel que afecta a la zona central facial (nariz, barbilla, pómulos y frente). Se presenta con mayor frecuencia en pieles claras, sobre todo a mujeres y en la mediana edad, entre los 30 y los 60 años. Siendo menos habitual, puede afectar a los hombres, en cuyo caso los síntomas suelen ser más graves.

Existen 4 tipos definidos pero hoy nos centraremos principalmente en el subtipo 1, también llamada eritematotelangiectásica.

Los síntomas de la rosácea suelen aparecer en brotes, con periodos de calma entre ellos y de manera progresiva:

  • En un principio aparecen enrojecimientos o eritemas ocasionales, de corta duración, que van haciéndose cada vez más frecuentes hasta convertirse en un enrojecimiento permanente.
  • Posteriormente aparecen las llamadas telangiectasias que no son más que los capilares ramificados que se dilatan y se hacen visibles bajo la fina piel de las mejillas tomando el aspecto de tela de araña rojiza o violeta.
  • También suelen estar presentes, acompañando a los anteriores: ardor, picor y edema.
  • En los casos más graves de rosácea se puede producir una hipertrofia (agrandamiento) de las glándulas sebáceas, especialmente en la nariz, dando lugar a un aspecto bulboso llamado rinofima, que es más común en los hombres.

Es una enfermedad crónica, que debe ser diagnosticada y tratada por un dermatólogo. Una vez diagnosticada, su tratamiento, al ser crónica, no se puede enfocar a buscar la curación, si no a frenar la evolución, reducir el número y la duración de los brotes, mejorar el estado y confort de la piel, etc. Además de seguir el tratamiento indicado por el especialista conviene tener una rutina de cuidado específica diaria para esta condición.

Pasos para cuidar tu piel con rosácea

Limpieza

La limpieza diaria de la piel, mañana y noche, es un básico de cualquier rutina, pero si tienes rosácea debes tener ciertas precauciones como evitar el agua demasiado caliente, incluso en la higiene corporal pues el vapor y el calor afectarán también al rostro. Es preferible que optes para la higiene facial por un producto sin sin aclarado y que ayude a refrescar la piel.

Hidratación

Después de la limpieza siempre hay que hidratar la pie, así le aportaremos tanto el agua necesaria, como los lípidos que pueda haber perdido por la propia limpieza o de manera natural a lo largo del día. De manera especial lo haremos en estas pieles que son muy finas y muy secas.

Protección

La rosácea se exacerba con la exposición al frio y al calor, con la radiación UVA, UVB e Infrarroja (IR), por lo que deberás proteger tu piel del sol cada día, incluso si está nublado. Las radiaciones solares además afectan a tu piel produciendo sequedad y envejecimiento.

Otros cuidados

Además de los cuidados más cosméticos es muy importante para tu piel que sigas una alimentación saludable, rica en vitaminas, antioxidantes, … También que bebas agua para mantener una buena hidratación.

Deberás evitar aquellos factores que pueden ser desencadenantes de un brote como la toma de alcohol, el tabaco, los cambios bruscos de temperatura, el frio y calor intensos, las comidas calientes, muy especiadas o picantes, …

El estrés y las situaciones emocionales intensas suelen ser también desencadenantes de los brotes de rosácea por lo que deberás, en la medida de lo posible, evitarlos.

¿Cuáles son los productos más adecuados para cuidar la piel con rosácea?

Para la higiene facial

Evita los productos que llevan detergentes (jabones), elige un producto syndet, que limpie suavemente tu piel sin contener alcohol ni perfumes que puedan irritarla más, si es posible que no necesite aclarado y que este específicamente formulado para las pieles con rojeces o rosácea con activos calmantes e hidratantes. Una buena opción son las aguas micelares, que te sirven tanto para limpiar como para retirar el maquillaje.

Para hidratar y tratar el rostro

Buscaremos un producto específico que además de reponer agua y lípidos, trate la piel al contener activos que disminuyan la dilatación de los pequeños vasos, estimulen la circulación, refuercen las paredes de los capilares, calmen la irritación, bajen la inflamación y alivien el calor y la sensación de ardor de la piel.

Al ser más frecuente la aparición de la rosácea entre los 30 y los 60 años, resulta interesante utilizar además de la crema hidratante, un producto específico con efecto antiedad pero que al mismo tiempo cuide y trate la piel con rosácea.

Para maquillar o disimular los síntomas

El maquillaje y los productos BBcream que tratan y al mismo tiempo cubren las rojeces y los otros síntomas de la rosácea son muy adecuados, ayudan a que te veas y te vean mejor. Además, los pigmentos que contienen actúan a modo de barrera protectora en la piel y la protegen de la polución, el frio, el sol y otros agentes externos.

Estos productos deben ser específicos para el tratamiento de la rosácea en el caso de la BBcream y en el caso de que optes por un maquillaje, debe ser hipoalergénico y sin ingredientes irritantes.

Protección solar

Debes seleccionar un producto que te proteja de las radiaciones UVA, UVB e IR con un factor alto y una textura ligera, para que sea fácil y agradable de aplicar y así no te olvides de hacerlo de manera adecuada.

Complementos nutricionales

Complementar el tratamiento y cuidado de la rosácea con la toma de algún producto que contenga ingredientes vasoprotectores como el ruscus, antioxidantes y antiinflamatorios como algunas vitaminas puede mejorar de manera importante los resultados del tratamiento tópico.

Si utilizas de manera habitual estos productos conseguirás aliviar los síntomas de la rosácea, tener una piel más sana y con ello una sonrisa en los labios.