Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Áreas
Menú
es

LETI Pharma lanza una campaña para ayudar a la población a diferenciar entre resfriado y alergia

06/04/2021

La iniciativa también pretende aumentar la derivación al alergólogo y que el paciente sea consciente de la importancia de seguir el tratamiento indicado. 

A través de un juego relacionado con los síntomas de la alergia, la compañía invita a los pacientes a descubrir más aspectos vinculados con esta patología en la página curatualergia.com. Además, se harán llegar folletos informativos a médicos especialistas, farmacias y centros de Atención Primaria.

"Campañas como ésta contribuyen a un mejor cumplimiento de los tratamientos propuestos por los alergólogos a sus pacientes y a una evolución más benigna de su enfermedad", ha dicho el responsable de la Unidad de Aerobiología y médico adjunto del Hospital Virgen del Valle de Toledo, Ángel Moral de Gregorio.

Además, ha señalado la importancia de que los pacientes sepan diferenciar los síntomas de la alergia y del resfriado. En este sentido, ha comentado que en el caso de una alergia al polen los síntomas son el picor de ojos y de nariz, el lagrimeo, los estornudos y mucosidad líquida transparente, con una duración de los mismos prolongada y de intensidad variable, coincidiendo la reducción de los síntomas con los días de lluvia y la utilización de antihistamínicos.

En el caso del resfriado común, aunque presenta síntomas muy parecidos a la alergia por pólenes, se suelen acompañar de fiebre o dolor de garganta, y además la mucosidad nasal es amarillenta o verdosa. "Es un proceso de duración corta que no suele prolongarse más de una semana", ha añadido.

Al mismo tiempo, el alergólogo se ha referido a la llegada de la primavera y ha comentado que este año las previsiones indican que los niveles de pólenes en general, de árboles como el plátano de sombra o el olivo, "no serán muy elevados" a causa de las bajas temperaturas registradas en enero, que "retrasaron la polinización". No obstante, Moral ha aclarado que sí que se prevén niveles altos de polen en el caso de las gramíneas, muy presentes en Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha, y Castilla y León. En España cerca de un 33 por ciento de la población (16 millones de personas) padece enfermedades alérgicas, un 13 por ciento más que en el año 2000. Entre los alérgicos, un 60 por ciento lo son al polen. "Además, cada vez es más frecuente que los alérgicos lo sean a varios pólenes a la vez, presentando síntomas en diferentes épocas del año, no sólo en primavera", ha enfatizado el experto.

Menos síntomas por el uso de la mascarilla

Por otra parte, el especialista en alergias ha señalado que esta primavera las personas alérgicas también sufrirán menos síntomas por el uso habitual de la mascarilla en el exterior. De hecho, ha asegurado que llevar mascarilla provoca una reducción de los síntomas de rinitis y asma por el efecto de pantalla sobre la nariz y la boca, impidiendo el acceso de los polénes, lo que conlleva una reducción en el consumo de medicación y en la asistencia a servicios de urgencias por parte de los polínicos. En este sentido, Moral ha destacado que su uso por parte de los alérgicos "será más habitual en los próximos años". En cuanto al tipo de mascarilla más adecuada para las personas con alergia, Moral ha afirmado que todas son capaces de atrapar los pólenes, pero ha añadido que las de protección FFP son "más eficaces" porque permiten un mejor sellado, al impedir la entrada de los pólenes por los bordes.

El responsable de la Unidad de Aerobiología y médico adjunto del Hospital Virgen del Valle de Toledo también se ha referido a las consecuencias del cambio climático en las alergias. En este sentido, ha comentado que las alergias a pólenes en la ciudad y zonas cercanas a autopistas son más frecuentes que en zonas rurales a causa de las partículas emitidas durante la combustión de los motores diésel y las calefacciones, que crean un ambiente hostil para las plantas. "Al no poder moverse, las plantas se defienden de la contaminación modificando su fisiología, produciendo nuevas proteínas denominadas de estrés que se localizan en el interior de los pólenes, haciéndolos más agresivos. Además, el aumento de la temperatura en el planeta ha ocasionado un adelanto del inicio de la floración y un retraso en la finalización, lo que ha dado lugar también a un aumento del periodo de exposición a los pólenes", ha zanjado.